sábado, 5 de diciembre de 2015

Ahí Estaré

¡Qué fácil es declarar la guerra y qué difícil declarar el amor! Que difícil es permanecer a la espera cuando mi primer instinto es correr tras lo que late mi corazón. Quisiera calmar tu melancolía, drenarla, hacerla desaparecer. Entender el por qué de esa mirada triste que me rehuye, espantar todos tus dolores...
Porque este amor es inefable, sempiterno... Y lo único que quiero es verte sonreír, verte feliz!



/* cookies */