jueves, 6 de agosto de 2015

Microrelato | Diarios de una Drakaina

Momentos que uno desearía tener la opción de que duraran para siempre. Sensaciones. Esos silencios cómodos; donde callar y dejarse abrazar bien fuerte, gritan mas que hablar sin necesidad de decir una palabra. Un libro como promesa tácita de un regreso. El pasto húmedo. El aire fresco mezclado con nuestras esencias. 

...

Jumm... -sonrió y añadió - Hace años que no me hacían esto.
Ella acariciaba su cabeza, enredando suavemente sus dedos en su cabello, cuando él le dijo eso. Simplemente sonrió en silencio mientras disfrutaba de ese pequeño mimo que no sabía cuando le volvería a dar. Aunque me gustaría que te quedaras, se atrevió a pensar.
/* cookies */