sábado, 25 de julio de 2015

Mariposas Sedadas | Diarios de una Drakaina

Las cosas nunca fueron en su vida como ella esperaba. Había viajado con la esperanza de que cierta persona entendiera cuanto le amaba, contando los días para ese reencuentro, pero todo se convirtió en ruptura desastrosa. Desde que recordaba, nunca nada fue como ella se lo imaginaba. Muchas veces mejor, otras peor. Pero había aprendido, que cada vez que imaginaba situaciones idílicas, todo se quebraba en mil pedazos, como si hubiera un poder maligno en su mente preparado para destrozar cada cosa buena que ella anhelaba.
Quizás, lloraba demasiado seguido, como que sentía demasiado. Así también, cuando sonreía, lo hacía desde el recoveco mas profundo de su alma. Ella no podía evitar SER, no podía dejar se sentir. El sólo hecho de pensar en hacerlo la horrorizaba. Pues, ¿qué sentido tendría la vida sin sentir? Con lo sensacional que es sentir el sol tibio en el rostro una mañana de otoño, o la liviandad de dejar caer todas las murallas frente al abrazo apropiado.
Por eso, decidió sedar sus mariposas. No pensaba dejar de sentir, sólo iba a tratar de disimularlo, para que no se rompiera como un cristal en mil pedazos...


domingo, 19 de julio de 2015

[♚El rincón de Anne♚~] La analogía del par de zapatos~

Mis amigos y gente que me conoce de hace años, sabe que siempre escribí. Antes tenía otro blog, que se llamaba "El Rincón de Anne". Hoy organizando archivos encontré algunas entradas, y esta en particular, me recordó lo difícil que es comprarse un buen par de zapatos...

"Hoy, mi filo-gurú del diván me dejó algo de tarea: "Todos sabemos lo que no queremos, pero lo importante es saber qué queres, porque si no te conformas con cualquier cosa."

...

Todos tenemos muchos 'quiero', algunos superfluos, otros extremadamente profundos. Queremos cumplir ciertas metas a nivel profesional, conseguir amor, quizás tener direno. Queremos todo el tiempo. Nuestras decisiones son guiadas por deseos y nuestra vida no es mas que una consecuencia de todo esto.

Pero, ¿y YO qué quiero? Sé que quiero bailar, que quiero dedicar mi vida a eso. Se que quiero viajar, conocer el mundo y de nuevo, bailar y bailar. Eso lo sé, desde que tengo uso de razón. Es un quiero que me lleva muchísimo esfuerzo pero que disfruto y me llena de felicidad.

Pero el "¿Qué queres?" del día de hoy no tiene que ver con eso. Tiene que ver con algo un poco mas pomposo y mariposil. ¿Qué queres de un hombre? Ese es el interrogante. Se me vienen muchas cosas a la cabeza y a la vez no se me ocurre nada. Es un poco complicado, después de tantos desastres amorosos me concentré tanto en lo que no quiero que se me escapó de las manos que es lo que realmente quiero. Lindo barullo de palabras armé, no?

Tengo algunas cosas en claro, algunas básicas: necesito que respete mi pasión por el baile, que tenga tiempo para mí pero que no me absorba, que sea demostrativo, que me haga reír. Siento como si fuera a elegir un par de zapatos; comprar zapatos a las apuradas nunca es bueno. En la vida, con todo es igual: si vas a elegir, elegí a conciencia, sabiendo exactamente lo que queres.

...

PD: ¿Querés ser mi próximo par de zapatos? Yo mientras voy a seguir pensando si los quiero comprar."

Anne es una vampiresa... por si no lo recordaban o no lo saben!

viernes, 17 de julio de 2015

Declaración Trasnochada | Diarios de una Drakaina

Si me das un sentimiento, te regalaré un poema desde los tuétanos. Serán lágrimas, sonrisas, mi danza o algún momento de delirio. Me verás reposada en tu manos, quizás muy confiada, como quién diría sin miedo a nada. Pero no creas que porque me veas débil yo lo sea, no te olvides que soy una hija del fuego. Creerás que mis lágrimas son tuyas, e incluso te haré derramar alguna, pero eso no es cierto. Mi único dueño es el volcán ardiendo del que brota mi fuerza, pasión y ego.
Dame un sentimiento, amor, celos, odio. Dame solo uno y haré que tu mundo arda y se caiga a pedazos. Seré una brasa ardiente en cada palabra, en cada beso, en cada mirada. Arderás conmigo, creerás que estoy loca, pero ya no podrás librarte de mi fuego.
Es que no va a ser nunca lo mismo tu vida y lo sabes. Que una drakaina forme parte de la mitología no significa que no exista. Tuviste la maldición y dicha de toparte con una en tu camino. Dame tu palabra y quemaré todo tu pasado para darte un mejor presente. Pero no me mientas, porque entonces sabrás lo que es un incendio...


sábado, 11 de julio de 2015

Daydream

Ella era quizás una extranjera más. Pero sentía suyas las carreteras, el tren, el metro, el bus, las calles, el cielo y las estrellas. Tal vez aún no supiera como llegar a algunos lugares, o no tuviera aún su sitio favorito ni donde huir cuando las cosas no fueran bien. Pero en cada paso que daba, dejaba un halo de sueños, mariposas y esperanzas. Cada lugar nuevo que ella tocaba se convertía en un tesoro en su corazón. Y Madrid... ¡Madrid! Madrid la vio perderse en un lago profundamente azul y cristalino. La vio ser ella, puramente ella. Con sus risas, miedos, alegrías y tristezas. La vio danzar y dejar un torbellino magia en cada movimiento. Se apoderaba de ella y la emborrachaba con los misterios de sus calles e historia. La intrigaba, la atrapaba y dejaba volver sola cada vez que llegaba la hora. En cada regreso ella sentía que una parte de ella quedaba en esos lugares. Pero a su vez, algo nuevo ocupaba lugar y se incorporaba su alma perfecta.

Ella era el tipo de chica que nunca estaba sola; siempre vivió enamorada, respiraba amor y pasión desde que podía recordar. Amaba imaginar situaciones idílicas y perfectas en su mente; besos apasionados y romances de películas. Pero ahora estaba sola. Seguía soñando como siempre, pero pasaba de ello. Simplemente sentía que el tiempo que tenía durante el día no le era suficiente para todo lo que tenía que hacer consigo misma. Tenía que cuidarse, amarse, entrenar, tener citas donde ella era el amante y la amada. Disfrutaba cada caminata sola, aunque en su mente hubiera mil historias de príncipes y hadas madrinas con ella como la actriz principal. Si, extrañaba horrores la sensación de tener a quién abrasar o con quién dormir; pero quería que su próxima historia de amor sea eso, una hermosa y maravillosa historia de amor, no un cuento de intrigas y manipulaciones. 

Es que el amor, no es algo fácil para una drakaina...




lunes, 6 de julio de 2015

Diarios de una Drakaina | 06-07-15

¿Notaron que la mayoría de las veces que vamos a comenzar algo nuevo lo hacemos un lunes? Bueno; hoy lunes, empieza mi nueva sección "Diarios de una Drakaina".


Hoy estuve aprendiendo un poco más de serigrafía. Quedé llena de pintura por todos lados, pero fue divertido. Me sentía poderosa cargando mis manchas, como si fueran heridas de guerra. Creo que me gusta ensuciarme. Como cuando trabajaba en Movistar reparando móviles; no me molestaba tanto que se quebraran mis uñas porque implicaban que me esforzaba en mi trabajo.


Últimamente pienso mucho sobre en que me gustaría trabajar. A veces se me cruza por la cabeza irme de au pair por el mundo, o meterme de camarera en un crucero en donde sea, cómo este en Austria CLICK AQUÍ. Así que creo que voy a enfocarme en mejorar mi inglés y aprender francés, o alemán, o coreano (si, coreano, por qué no!) o todos. Es que simplemente no dejo de pensar en como me gustaría trabajar, viajar y seguir escribiendo en este blog, sin tener que rescindir nada. Siento que tengo demasiado por conocer y vivir, y realmente no siento la necesidad de asentarme en ningún lugar por ahora.

Ustedes, si tuvieran la oportunidad de elegir de que trabajar y donde vivir, ¿qué elegirían? Quiero saber que piensan! Déjenme sus respuestas aquí o en cualquiera de mis redes sociales usando el hashtag #DiariosdeunaDrakaina

Instagram: @maugetecuenta

Twitter: @maugetecuenta

¿Quieres saber por qué esta nueva sección se llama "Diarios de una Drakaina"? 
Prontito lo sabrán...

domingo, 5 de julio de 2015

This Girl is on Fire

Con el sudor corriendo por mi frente y la noche resplandeciendo en mis ojos comencé a notarlo. Como una sensación de felicidad mezclada con satisfacción. En ese momento no podía definir exactamente que era. Al día siguiente la misma sensación. Sumado al cansancio que sentía en mi cuerpo y el sol que ardía en mi piel. Se sentía bien, como cuando sabes que estas haciendo lo correcto. Como esos besos que cuando los das sentís que los llevabas esperando toda una vida. Seguí corriendo. En algunos momentos a penas podía respirar y debía aminorar la marcha o iba a morir.
Entonces me dí cuenta de que me llevaba bien con mi soledad. Nos habíamos amigado. Ya no era un cargo, sino que ahora me impulsaba, me daba las fuerzas que necesitaba para lo que fuera. Un poco más pensé, y atravesé el parque corriendo. Me quedé prácticamente sin aire. Seguí caminando para no parar, aunque sentía que de golpe mis piernas pesaban el doble de lo habitual. Pero yo sabía que tenía que seguir, como otras tantas veces que creí que no iba a poder seguir, que pensé que me quedaba sin aire, sin vida. Pero sabía que podía seguir. Después de tantos golpes, salir a correr no tendría porque ser mas difícil.
Empecé a tratar de pensar si podría tener el control de mi vida, si realmente eso existía. Porque es imposible controlar todo. Hay tantos factores externos, que se transforma en algo imposible. Iba trotando por una subida. Parecía infinita. Hay cosas que son imposibles de controlar como las irregularidades del terreno. Pero intentar controlarlo es un reto. Si no nos reta, no nos excita. Si no nos excita no perdemos el control. Y si no perdemos el control la vida se vuelve monótona y sin sentido. Un gran juego de poderes que nos obsesiona y que no podemos dejar. Sabemos que el control total es imposible, pero la esperanza de que nuestras vidas no son solo el fruto de ecuaciones universales nos hace sentir mas libres.

...

El tren iba casi vacío. Agradecía tener puestas las gafas porque de a momentos se me escapaba alguna que otra lágrima. Mi soledad no era siempre mi amiga. En ese momento lloraba a gritos adentro mío y yo solo podía permitirle salir algunas gotas. Muchas veces no sabes que te estas despidiendo hasta que ya estas sola. Otras simplemente las disfrazan. A veces me gustaría ser fría, pero me resulta casi imposible. Es como si todo el tiempo hubiera fuego adentro mío. Un fuego que me abraza y que sólo quiere salir. Es casi masoquista, pero el ardor del sentimiento adentro es exquisito. Me hace sentir viva. Reconozco el fuego que empieza suave, cálido. Despacio y sin apuros empieza a consumir todo lo que encuentra a su paso. Se vuelve poderoso y toma el control de todo. Domina todo a su paso. Deja su rastro de cenizas por todo el lugar donde a estado.
Y explota. La tristeza infinita que creía haber vencido. El fuego la libera y sale descontrolada. Te preguntarás porque estoy triste, lo sé. Estoy triste por mí. Estoy triste porque no seguí mi fuego, porque lo extinguí queriendo tener el control. ¡SOY FUEGO! Un fuego de arrasa, que no deja nada como estaba antes de pasar.
Las lágrimas se trasformaron en cataratas. Un hueco en mi pecho. Sentía como mi corazón ardía. Explotaban todos los secretos guardados, la vergüenza, el dolor. El duelo que no quería llorar se me escapaba y bailaba frente a mis narices. No se puede controlar al fuego. No se puede controlar la vida. No se puede tener el control de nada. Sólo se puede bailar entre las brazas ardientes, recordando que estamos donde estamos porque es allí donde queremos estar. Que si nos dejamos consumir por el fuego, nos purifica, nos limpia; y salimos hermosos y triunfantes como un ave fénix que renace en la eterna oscuridad de la noche.


Gracias a Mariela, Euge, Tefy y Adri que soportaron mis delirios filosóficos por whatsapp.
/* cookies */