sábado, 9 de mayo de 2015

Decisiones

Convertirse en adulto no se trata de edad. Uno se convierte en adulto el día que entiende como funcionan las decisiones.
Todas las decisiones que tomamos afectan nuestra vida. Cada vez que elegimos, no sólo significa que algo si; sino que también significa que algo no. A veces nos olvidamos, que en cada decisión hay algo que rescindimos. Algo que perdemos.

Siempre que hablamos sobre elecciones nos centramos en lo que ganamos, en lo que sí elegimos. Pero muchas veces no somos conscientes de cómo nos afecta lo que sacrificamos en el medio. Muchas veces nos cegamos con lo que queremos y nos olvidamos de todo lo demás.

Desde que nacemos, siempre buscamos lo que nos gusta, lo que nos hace sentir bien. Sabemos, desde siempre que buscamos la felicidad. No sabemos realmente que es, pero sí sabemos que hay cosas que nos hacen sentir "felicidad". Por eso nos perdemos y sólo buscamos cosas que nos hace sentir bien, sentir felices. Pero aún, llenos de cosas, situaciones, incluso personas que nos hacen sentir felicidad, no somos felices.

La felicidad es un camino, y como tal, esta basado en decisiones. Por eso es tan importante evaluar tanto lo que ganamos como lo que perdemos. Si voy a tener dos trabajos, gano en tener dinero para vivir mejor, pero pierdo tiempo que podría ser para mis seres queridos, pierdo descanso, pierdo paz. Y entonces, voy a estar repleta de cosas que me hacen sentir momentáneamente felicidad, pero realmente no voy a a ser feliz. Uno realmente es adulto, el día que aprende a evaluar el impacto real en su vida, tanto de lo que gana como de lo que pierde cuando toma una decisión.

Decisiones como la mía no son fáciles de tomar, mucho menos de entender. No me levanté una mañana y dije, "pudránse insectos, yo me voy a España". Dí millones de vueltas porque por mucho tiempo sólo vi lo que perdía. Aún no sé si es el camino que me va a llevar a la felicidad. Sólo sé que es una decisión que me llenó de paz. Y si hay algo que aprendía a valorar es mi paz, mi tranquilidad. Ya no acepto cosas que me resten en este aspecto. Como ya les dije, la incertidumbre no es lo mío. Pero se que para ganar algo nuevo y bueno sólo me queda soltar. Porque cuando salimos y dejamos atrás la crisálida atrás hay un mundo nuevo y hermoso que conocer.


/* cookies */